Hormonas femeninas y celulitis

La mujer presenta un entorno hormonal mucho más complejo que el del hombre. Veremos en este artículo algunos conceptos básicos sobre hormonas femeninas que todas deberíamos conocer.

El cambio de nuestro cuerpo debe comenzar por un conocimiento del mismo.

Durante la etapa fértil de la mujer, el ciclo menstrual se rige por las secreciones del hipotálamo, la pituitaria y los ovarios, éstos últimos encargados de segregar los estrógenos y la progesterona, dos hormonas de cuyo equilibrio depende no sólo la función reproductiva de la mujer, sino el resto de su salud física e incluso psíquica.

Los estrógenos se dividen en estrona, estriol y estradiol, y son los responsables de las características sexuales de la mujer (cadera, pechos, tono de voz … ).

En la etapa reproductiva se encargan de estimular la formación de los folículos ováricos y óvulos. Su máxima concentración en el cuerpo se alcanza durante los primeros 14 días del ciclo femenino.

La menopausia

Cuando la mujer llega a la menopausia, las cantidades normales de estrógeno descienden paulatinamente y pueden favorecer múltiples desarrollos y dolencias: nerviosismo y depresión, sofocos, propensión a la osteoporosis, cáncer y dolencias cardiacas.

Isoflavonas

Esta deficiencia puede suplirse con éxito con fitoestrógenos en forma de isoflavonas, sustancias naturales que promueven la síntesis en el organismo de los estrógenos necesarios y equilibran los niveles de esta hormona.

El alimento que más isoflavonas aporta es la soja en cualquiera de sus formas: tofu, leche y yogures de soja, habas cocinadas, germinados, miso, tamari, proteína de soja texturizada …. Los suplementos de isoflavonas de soja encapsulados también son efectivos.

Xenoestrógenos

Dentro de los grupos de estrógenos, existen unas sustancias prohormonales artificiales sumamente peligrosas: los xenoestrógenos.

Estos compuestos químicos poseen una estructura molecular similar a la de los estrógenos naturales. con la diferencia de que actúan bloqueando los receptores hormonales del organismo y causan un exceso patológico de estrógenos en el cuerpo de la mujer y una degradación de la progesterona.

Se encuentran ocultos en los vegetales tratados con plaguicidas y en los alimentos que se encuentran envasados en plásticos del tipo PVC (botellas de agua mineral, precocinados, algunos congelados, etc.), que conviene restringir en la dieta.

Consume soja

También la soja y sus derivados son alimentos fundamentales, ya que su fitoestrógeno genisteína es capaz de interrumpir la acción de dichos xenoestrógenos. La soja, por ello, equilibra el sistema hormonal y puede tanto promover la producción de estrógenos naturales como anular la acción del exceso de estrógenos artificiales.

La mujer también debería incluir en su dieta el maíz y la avena y vegetales como el apio y las algas comestibles, ya que ejercen una acción similar a la soja.

Progesterona

En cuanto a la progesterona, equilibra el ciclo hormonal de la mujer desbordándose en gran cantidad en el torrente sanguíneo durante la última semana de la ovulación y es la responsable que se complete el período menstrual.

El mejor método de mantener la armonía de estrógenos/progesterona es evitar la ingesta de estrógenos artificiales. 

La celulitis y las hormonas

La piel de naranja, que es el término popular con que se conoce la celulitis, es el aspecto que ofrece la epidermis cuando se acumula grasa en el tejido adiposo, produciéndose una ralentización de la circulación linfática y venosa, una acumulación de toxinas y un envejecimiento prematuro de las fibras del sostén.

Se trata de un cuadro congestivo local que puede manifestarse en vientre, caderas, glúteos, muslos, rodillas y antebrazos.

Esta alteración que afecta casi en exclusiva a las mujeres, tiene lugar al aumentar el número o tamaño de los adipocitos, células grasas que, aglomeradas en nódulos, comprimen los vasos sanguíneos, los conductos linfáticos y las terminaciones nerviosas.

La genética y las hormonas en primer lugar, así como la mala alimentación, la falta de ejercicio y los regímenes yoyo o dietas milagro, en el segundo, constituyen el abanico de factores que provoca la celulitis, por mucho que algunos le echen la culpa al tabaco, al estrés, el estreñimiento y la contaminación o la falta de sueño.

El estrógeno se podría decir que provoca una retención hidrosódica y la progesterona la combate.

Cuando de produce un desequilibrio hormonal, el tejido conjuntivo soporta una sobredosis de agua, grasa y desechos tóxicos mal evacuados por el torrente sanguíneo y linfático.

Osteoporosis en la mujer y deporte

La osteoporosis es una enfermedad metabólica que se caracteriza por la pérdida de masa ósea y provoca fragilidad o facilidad para producirse roturas en el hueso cuando estos se vuelven más débiles.

Al mirar una radiografía de un hueso con osteoporosis se observa la zona más clara, menos densa e incluso aparecen agujeros en el hueso.

Los huesos frágiles pueden romperse como si fueran porcelana china, dejando pequeños fragmentos en los casos más avanzados. A la osteoporosis se la llama “enfermedad silenciosa” porque no duele y no aparecen síntomas hasta que la persona se cae o se da un golpe tonto y se fractura un hueso, generalmente la cadera de los abuelos/as.

Prevenir es la única solución para llegar a ser unos abuelos/as fuertes y en forma, pero no es una enfermedad sólo cosa de la 3ª edad.

Un gran problema de las mujeres

La osteoporosis es una enfermedad que se relaciona con Las mujeres, ya que el sexo “débil” es más propenso a sufrir roturas por fragilidad ósea, a partir de la menopausia.

El motivo es, que en esa etapa desaparecen las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) que se encargan de fijar el calcio a los huesos y se acelera el proceso de pérdida de masa ósea. Llegando a perder entre el 2 y el 5% de hueso al año.

Prevención como solución

Una buena alimentación combinada con ejercicio moderado ayuda a mantener los niveles de minerales en los huesos y reduce los riesgos de fracturas.

La misma razón hormonal es la que hace que algunas mujeres deportistas de alto nivel al perder la menstruación por la intensidad del esfuerzo y el bajo porcentaje de reservas que tienen, sufran de osteoporosis. No es sólo cuestión de edad.